Destacada

‘Aranjuez a Pie’ lamenta el escaso compromiso municipal en materia de movilidad sostenible

Aranjuez a pie considera imprescindible que el gobierno local de Partido Popular y Ciudadanos reflejen en sus políticas y futuro presupuesto municipal acciones y planes en relación a la movilidad sostenible, favoreciendo al transporte público frente al vehículo privado.
La Plataforma muestra su preocupación también porque Aranjuez no vaya a poder solicitar ni un solo euro de las ayudas de 1000 millones de euros para municipios de más de 50.000 habitantes, por no contar con un Plan de Movilidad Urbana Sostenible en vigor.
La programación de actividades por la Semana Europea de la Movilidad (16-22 de septiembre) en Aranjuez es “una tomadura de pelo y consideramos que la ciudadanía se merece un respeto y un mejor uso del dinero público”.

Aranjuez, 15.09.2021.- Un año más se celebra la Semana Europea de la Movilidad, del 16 al 22 de septiembre, una conmemoración que tiene como objetivo promocionar la movilidad sostenible y fomentar el desarrollo de buenas prácticas y medidas permanentes. Por este motivo, desde Aranjuez a Pie han creído conveniente poner el foco en la movilidad de Aranjuez ya que “percibimos una falta de compromiso institucional al respecto”. Prueba de ello, aseguran desde esta Plataforma Ciudadana, es la programación de actividades presentada ‘in extremis’ en la mañana de hoy miércoles, para la Semana Europea de la Movilidad y que la califican como “una tomadura de pelo y un parche para salir del paso”.

Si esta celebración abarca siete días, en Aranjuez se va a limitar a tres. Uno de ellos, además, para un acto puramente político y más institucional como es la reunión del Pacto por la Movilidad, convocada para el martes, 21 de septiembre. Los otros dos días consistirán en la colocación de un expositor informativo en la Plaza de la Constitución para, como apunta el ayuntamiento, “dar a conocer el lema de la campaña ‘Por tu salud muévete de forma sostenible’”. Al mismo tiempo se expondrá un autobús urbano y el domingo 19 una actividad infantil con “vehículos de transporte alternativo como karts o cuatriciclos” como dicta el programa.

Para Aranjuez a Pie “estas acciones nos parecen de un perfil extremadamente bajo, que no se han trabajado ni planificado y que ni siquiera responden a la realidad del momento, ya que: ¿Quién se mueve hoy día en las ciudades europeas en kart o cuatriciclo? ¿La ciudadanía de Ámsterdam, Barcelona, o París se desplazan en kart o bicicleta?”.

‘Aranjuez a Pie’ también echa “enormemente en falta” acciones cuyo protagonista sea la bicicleta o el peatón, para ir en consonancia con el lema de la Comisión Europea y sobre el que habría que haber insistido con mayor contundencia, algo que no ha hecho el Ayuntamiento de Aranjuez. “¿Qué hace un autobús expuesto y en parada cuando debería estar recorriendo la ciudad, invitando a que la ciudadanía lo utilice en lugar del coche?”, se preguntan.

Además, consideran que el coche es el intocable en esta ecuación y que no van a desarrollar inversiones, proyectos o mejoras que lo hagan desparecer de las calles o, al menos, darle otros usos más equitativos, eficientes y adecuados a los tiempos en los que vivimos de fomentar las cero emisiones, el uso del transporte público o de otros medios como la bicicleta. “Ni siquiera en esta Semana son capaces de retirarlo de las calles; hasta en eso hay una incongruencia entre lo que dicen en la publicidad institucional y lo que luego hacen”, aseguran.

Es más, esta Plataforma insiste y recuerda que el Día Sin Coches, del 22 de septiembre, no ha entrado siquiera en la programación del ayuntamiento, prueba de que “o no saben de movilidad o no quieren saber y evitan conflictos por un puñado de votos”.

Nulo compromiso municipal

La Plataforma Ciudadana Aranjuez a Pie va camino de cumplir su primer aniversario el próximo mes de noviembre, y lamentan que la alcaldesa, María José Martínez, no haya mostrado interés en reunirse con ellos en estos meses. Periodo en la que la pandemia ha marcado, además, un antes y un después en las relaciones sociales y la movilidad, encaminada, como está ahora, en apostar por mayor número de espacios peatonales, carriles bici y arbolado. “Creemos que entre la pandemia y luego los estragos de Filomena, ha habido excusas varias para no trabajar en materia de movilidad, pensando sólo en el corto plazo y no más allá”, explican.

Esa mirada cortoplacista de la política local ribereña en materia de movilidad ha provocado, según explican, que a día de hoy hayamos conocido, por parte de la concejala delegada de Obras y Servicios, Miriam Picazo, que Aranjuez no podrá acceder a las ayudas estatales de 1.000 millones de euros de los fondos europeos, dirigidos a los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes, para la creación de zonas de bajas emisiones (deben establecerse para 2023).

La razón: Aranjuez no tiene un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) y es requisito necesario para presentar propuestas. “Seguimos sin entender cómo en 2021 no tenemos un PMUS en una ciudad que presume de ser Patrimonio de la Humanidad, de su extraordinario paisaje… es inconcebible este retraso que nos deja al margen, por no haber hecho los deberes en tiempo y forma”, denuncian.

*Descargar NOTA DE PRENSA_SEMANA EUROPEA MOVILIDAD 2021

Es tiempo para la movilidad sostenible

En Aranjuez a Pie tenemos la convicción de que es vital un cambio de mentalidad a la hora de movernos por las ciudades. Y que esa transformación traerá beneficios a muchos colectivos. Pero, ¿de qué hablamos cuando decimos ‘movilidad sostenible’? ¿Cómo aplicarlo en una ciudad como Aranjuez? ¿Qué deberían hacer las administraciones públicas para generar un cambio de tendencia?

Fuente: Aranjuez a Pie, en colaboración con Red de Transportes de Aranjuez (RTA)

No estamos descubriendo absolutamente nada. Las tendencias en relación a la movilidad urbana han cambiado desde hace unos años ya y muchas ciudades de España y, por supuesto, de Europa han aplicado estrategias de movilidad sostenible con estupendos resultados. Es más, es una de las prioridades de la UE.

Si desde ‘Aranjuez a Pie’ abogamos porque el casco histórico de Aranjuez sea peatonal, esto debe ir unido, necesariamente, a una reestructuración del tráfico rodado, priorizando al transporte público. Un servicio poco valorado por los y las ribereñas y que, actualmente, se desconoce el volumen de viajeros que lo utilizan, las principales rutas, las mejoras introducidas a lo largo de los últimos diez años… Nos falta, quizá, más transparencia en este sentido para llevar a cabo una eficaz reorganización de líneas y frecuencias.

Actualmente la mayor parte del tráfico rodado circula por el casco histórico de Aranjuez, entre las calles que comprenden la perfecta cuadrícula que se diseñó en el siglo XVIII, donde únicamente la calle Postas norte es peatonal y de forma itinerante la calle de Stuart norte.

Esto nos lleva a una reflexión: Aranjuez no ha apostado por la reforma de ciertas calles céntricas para devolvérselas a las y los ciudadanos, y con ello lograr una mejora sustancial de la actividad comercial del casco histórico.

Getafe y Leganés, en sus calles Madrid y Juan Muñoz, respectivamente, son ejemplos de cómo se puede devolver las calles a sus habitantes.

Para llevar a cabo una planificación peatonal, también es necesario presentar alternativas en materia de movilidad para acceder al centro urbano, como son los aparcamientos subterráneos para el transporte privado, y facilitar el uso del transporte público. Dos puntos en los que Aranjuez flaquea actualmente. Además, convendría realizar una apuesta decidida por nuevas formas de movilidad, como las bicicletas de alquiler (servicio desmantelado en 2017 y sin fecha prevista de retorno), y la última tendencia, como son los patinetes eléctricos.

Photo by STANLEY NGUMA on Pexels.com

En cuanto al transporte público, son necesarias algunas medidas que permitan a los ribereños acceder de manera eficaz al centro de la ciudad, tanto para aquellos que no tienen coche, como los que no quieren usar el vehículo privado. Se deben revisar las líneas de autobús urbanas, las cuales han de ser más eficientes en cuanto a sus trazados, evitando, por ejemplo, que los vecinos del PAU de la Montaña tengan que ir al centro, atravesando, previamente, la Glorieta del Nuevo Aranjuez, teniendo en cuenta la ruta actual de la Línea 4.

Se deberían establecer líneas más ágiles que circulen entre barrios y el centro y, como es habitual, y no por ello menos necesario, su finalización e inicio de ruta en la Estación de Renfe, para satisfacer la demanda de los cientos de usuarios que utilizan el tren para ir a Madrid o para venir a nuestra ciudad. Por último, y como propuesta de interés, los autobuses interurbanos podrían funcionar “en modo urbano”, tal y como sucede en Leganés, mejorando así la movilidad.

En la actualidad Aranjuez cuenta con cuatro líneas urbanas, pero tarde o temprano serán, si no lo son ya, insuficientes para un municipio que suma más de 60.000 habitantes en el padrón municipal, y subiendo.

Recientemente, la ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera apuntaba en una entrevista, dentro de la I Jornadas de Movilidad Sostenible organizadas por elDiario.es, que “cada vez más apuntamos a hábitos de vida más saludables y la movilidad eléctrica, la peatonalización y la bicicleta son las soluciones para construir ciudades más sanas y sostenibles”.

Sus palabras y las de otros participantes en este encuentro nos han parecido de gran interés y actualidad para entender que las ciudades están transformándose hacia otra realidad, más humana, cercana y abierta hacia los espacios públicos y que bien podría tomarse de ejemplo en nuestra querida ciudad de Aranjuez.

La única

Fuente: Aranjuez a pie

Vamos a ponernos en situación. Año 2020. Aranjuez. Población al sur de la Comunidad de Madrid de unos 60.000 habitantes. Rodeada por naturaleza y por el río Tajo. Tiene el privilegio de ser Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad. No está nada mal esta carta de presentación, ¿verdad?

Pues bien. Una se imagina que, a estas alturas de la película, (recuerdo: año 2020) esta ciudad, tan entroncada con la naturaleza y sus monumentos, debería tener calles peatonales. Porque, sin lugar a dudas, son espacios hechos a medida para una descripción como la realizada al inicio. Lamentablemente, Aranjuez tan sólo cuenta con un tramo de calle peatonal, dedicada a la hostelería. Ni una sola más.

¿Cómo se concibe una ciudad Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad sin una sola calle peatonal en pleno siglo XXI?

Los desarrollos urbanísticos son asuntos de gran trascendencia. Implican a muchos actores en el tablero de juego y, en general, cuando acarrean modificaciones que tocan de lleno la rutina diaria de las personas, lo que ha sido así “de toda la vida”, cuesta asimilarlo. Surgen detractores dentro y fuera de la Administración. Sin embargo, y en una situación tan delicada como la actual, provocada por la crisis sanitaria del Coronavirus/Covid-19, las ciudades se tienen que transformar. Están obligadas a ello.

Imagen de JoseAngel en Pixabay

Es más. El cambio climático también nos obliga. Necesitamos crear espacios urbanos más limpios y amigables. Debemos dejar aparcado el vehículo privado para los desplazamiento cortos y fomentar el uso del transporte público. Y para todo esto, las administraciones, los ayuntamientos, deben apostar por trazados peatonales.

Es momento para cambiar las tornas. Momento para preguntar a la sociedad ribereña; vecinos y vecinas, comerciantes, hosteleros… a todo el tejido social, económico y cultural de la ciudad qué modelo de ciudad quieren y, sobretodo, si quieren calles peatonales. Muchas otras urbes nos llevan años de ventaja. Vieron la necesidad de transformar el centro, de retirar el vehículo y ampliar calles, para el paseo, para mirar escaparates, para socializar con la gente… Ciudades para vivirlas. Hagamos lo mismo en Aranjuez. Será para bien.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: